domingo, 13 de enero de 2019

Ana Merino
La poeta y dramaturga Ana Merino (Madrid, 1971) vive actualmente en los Estados Unidos, donde compuso su tesis sobre el cómic en el mundo iberoamericano. Hija de José María Merino, cuesta poco imaginársela de niña buceando en la biblioteca paterna leyendo sin descanso historias que marcaron su infancia. Hay mucho de esa niña en la Ana Merino adulta como pudimos disfrutar el pasado verano aquellos que la escuchamos leer sus poema en los encuentros de Marpoética. Esas lecturas de infancia y primera juventud son la patria y el mundo del poema de la semana.

¿De dónde soy?

Soy de lo que leo,

estanterías viejas

de libros y selvas,

páginas de tierra ensangrentada

por los disparos que agujerean las paredes

y le cierran los ojos a la vida.

 

 

¿Dónde está mi geografía,

mi pedazo de mundo?

No siento la patria,

ninguna historia se escribe con mayúsculas,

sólo un susurro extraño

de ventilador y horas inmóviles,

tardes prostituidas,

negocios sudorosos

y las manos atadas a la espalda.

lunes, 7 de enero de 2019

Wislawa Szymborska
Tras el descanso navideño retomamos la actividad en este blog y nada mejor para empezar el año que la reflexión de Wislawa Szymborska, una de nuestras poetas favoritas. Ya lo decía Heráclito, "todo fluye", el cambio no lo marcan las fechas, es inherente a la vida. El poema apuesta por la belleza que hay en lo efímero de la existencia.

Nada sucede dos veces
ni va a suceder, por eso
sin experiencia nacemos,
sin rutina moriremos.

En esta escuela del mundo
ni siendo malos alumnos
repetiremos un año,
un invierno, un verano.

No es el mismo ningún día,
no hay dos noches parecidas,
igual mirada en los ojos,
dos besos que se repitan.

Ayer, mientras que tu nombre
en voz alta pronunciaban,
sentí como si una rosa
cayera por la ventana.

Ahora que estamos juntos,
vuelvo la cara hacia el muro.
¿Rosa? ¿Cómo es la rosa?
¿Como una flor o una piedra?

Dime por qué, mala hora,
con miedo inútil te mezclas.
Eres y por eso pasas.
Pasas, por eso eres bella.

Medio abrazados, sonrientes,
buscaremos la cordura,
aun siendo tan diferentes
cual dos gotas de agua pura.
 
 

 

domingo, 16 de diciembre de 2018

Felipe Benítez Reyes
Para cerrar el trimestre ante la inminente llegada de las vacaciones de Navidad traemos esta semana un poema del escritor gaditano Felipe Benítez Reyes (Rota, 1960). De reconocida trayectoria ha recibido importantes premios literarios en los distintos géneros que cultiva: poesía, novela, narrativa juvenil, cuentos,... . Su poesía entronca por generación y afinidades con la llamada "poesía de la experiencia", aunque alcanza una voz propia esteticista y de elegante composición. Ese tono es el que predomina en nuestro poema de la semana.

VISIÓN DEL REY ASTRÓLOGO

 

Sobre la luna gélida de Persia,

maga en su ingravidez de enigma helado,

ve abrirse el abanico de una estrella

un insomne monarca. En su palacio

 

se revisten de pronto de luz lívida

los espejos de mármol y de jade,

y parece esa luz plata en ceniza,

el espectro sin paz de un astro errante.

 

Se inquieta la razón del rey astrólogo,

sabio de un universo vagabundo

y exacto en su serena geometría.

 

Por decreto celeste deja el trono,

ensilla su caballo y sigue el rumbo

sin rumbo de la estrella fugitiva.
 
 

 

 

 

 

 

domingo, 9 de diciembre de 2018

Leopoldo de Luis
El próximo domingo será el Día de la Lectura en Andalucía,  instituido por la Junta de Andalucía el 16 de diciembre, día del nacimiento del poeta Rafael Alberti y fecha del homenaje a Góngora celebrado en el Ateneo de Sevilla en 1927 que daría lugar a la Generación del 27. Entre los autores que el Centro Andaluz de las Letras destaca este año se encuentra el poeta Leopoldo de Luis. Nació en Córdoba en 1918 y formó parte de las filas republicanas. Curiosamente solo poco antes de su muerte en 2005 supo que era hermano por parte de padre del escritor Francisco Umbral. Como otros poetas de la posguerra su poesía parte del romanticismo para pasar después a lo social y finalmente alcanza ecos filosóficos. El paso del tiempo y la reflexión sobre la fugacidad de la vida es el tema central de nuestro poema de la semana.

              Tránsito

Como la música del tiempo
suena tu paso próximo. Resbala
tu sombra cual los días en fluyente
transitar por mis surcos, como un agua.

Flotamos en el tiempo, en el continuo
ir del río. Nos lleva. Nos desgasta
lentamente. Nos suena honda en el pecho
la rota frialdad de su cascada.

Fuimos de abril. Teníamos
una luz inefable, como un ala.
Flor o pájaro o nombre
del amor, en el sueño y en la rama.

Fuimos también de mayo. Dulcemente
el mirar como un fruto se doraba
de presagios. Madura y entreabierta
la fresca pulpa en que el besar se abrasa.

El estío nos hizo arena ardiente,
carne encendida de besada playa
donde blancos caballos como espuma
por la sangre de agosto se abalanzan.

Como cuerpos de otoño nos amamos
bajo la luz dulcísima y dorada
y sentimos el cobre de noviembre
de hermosura sonar en nuestras almas.

Cuánto diciembre acude, cuánto enero
cerca del amor, la vida, la esperanza.
Por la nieve tus pasos cómo suenan
a rosas deshojadas.

Somos de tiempo, Soledad y tiempo
nos vuelven sombra y nada.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Antonio Machado
Esta semana queremos rendir homenaje a un buen hombre que falleció recientemente: Antonio Maldonado García. Padre de uno de los amigos de este blog, el poeta Antonio Maldonado Muñoz, era Antonio un hombre sencillo y cabal, que luchó hasta el final contra un cáncer muy cruel. Le gustaba también escribir poesía, recogida en su blog "Memorias de un niño a los 60", y contestar a los comentarios que sus lectores le hacían compartiendo memoria y recuerdos. Estoy convencida de que este poema de Machado le habría encantado por su sencillez y hondura, valores que él también repartió entre los que lo querían.

         Campo

 

La tarde está muriendo
como un hogar humilde que se apaga.

Allá, sobre los montes,
quedan algunas brasas.

Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lástima.

¡Dos ramas en el tronco herido, y una
hoja marchita y negra en cada rama!

¿Lloras?... Entre los álamos de oro,
lejos, la sombra del amor te aguarda.

domingo, 25 de noviembre de 2018

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer
Este blog se quiere sumar a las actividades que se realizan contra la violencia machista con un poema que pertenece a la antología No resignación. Fue esta una iniciativa del Ayuntamiento de Salamanca que reunió los poemas de 135 poetas internacionales que alzan sus voces contra el maltrato a las mujeres. Nosotros hemos elegido un poema de la poeta griega Dyonisia Karpouzis que reclama el castigo al agresor y el respeto a la víctima.

                         MANO QUE SIRVES DE NADA

 

Mano capaz de asesinar,

ahora estás arrinconada

bien adentro de la cárcel

que nos protege de tu mal.

 

 Mano capaz de abofetear,

 ahora te detiene la protesta

 y el grito en boca de todos.

 

 Mano que sirves de nada,

 ahora no hay platos rotos

 y solo destilo dignidad.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Francisca Aguirre
Ha sido esta semana pasada un tiempo de reconocimiento para la poesía femenina. A la concesión del Cervantes a Ida Vitale se adelantó el Premio Nacional de las Letras 2018 para Francisca Aguirre. Nacida en Alicante en 1930 llegó tarde a la poesía. Fue en 1971 con Ítaca, al que siguieron otros en los que no olvida el sufrimiento de quien padeció las atrocidades de la guerra civil y de la dictadura. Su obra, coetánea de la generación de los 50, da voz a los oprimidos sin rencor: "El mundo es injusto pero el lenguaje es inocente". Esposa y madre de poetas la poesía ha marcado su vida: "Escribes para no andar a gritos y para no volverte loca. La poesía tranquiliza." Nos sumamos esta semana a su homenaje con un poema escrito hace muchos años pero de plena actualidad, ya que la injusticia en el mundo no acaba nunca.

                 Los camaradas

Pero aquí nadie viene voluntariamente,
nadie quiso seguir esta ruta,
ninguno vino a fondear en la bahía.
Sólo llegan los náufragos,
los doloridos seres que arroja la marea,
los desolados que ni pañuelo tienen,
sólo ellos llegan y sólo ellos son
los asombrados visitantes de la isla.
Al principio hablan unos con otros:
confrontan los detalles de una idéntica historia,
se hacen confidencias extenuantes
y se estrechan las manos reconociéndose.
Durante un breve tiempo la desdicha los une.
Luego viene el desgaste,
las palabras los siguen como cuervos.
Empieza entonces el verdadero tiempo de la isla,
su clima auténtico.
Muy pocos lo soportan,
muy pocos se acostumbran.
La mayoría intenta respirar.
Hacen muecas extrañas,
parecen animales buscando una salida
(los más feroces van hasta el desastre).
Unos pocos tan sólo permanecen tranquilos.
Pero se quedan mudos:
mucho antes de que irrumpan
avanza su silencio;
son un cortejo disgregado,
un arenal en marcha
ellos podrían ir a cualquier parte:
porque donde ellos van allí comienza Ítaca.